La revista de la Red N°8. comentario Editorial

Acaso ser mestizos nos provoca naúseas, tan precaria es nuestra visión chovinista, racista, de pequeños burgueses venidos a menos que no nos enorgullecen nuestras raíces? en cierto sentido ser un champurria juega en límites sutiles y agresivos a la vez, siempre que renegamos de nuestra propia ascendencia, sin embargo, quie- nes se visten con sus propias ropas, lucen orgullosos su sangre. Tanto le cuesta a nuestra sociedad aceptarse que llega a doler.

Y pese a todo el positivismo que demanda una cultura tecnificada, en las esquinas de las construcciones de significados colectivos, aún el oráculo persiste, parece dibujar posibles destinos que no siempre son desdeñados.

Y es que este destino parece no haber advertido a nuestro señor Pérez que en su magnífico experimento, sería el preludio de otra dimensión.

Hasta acá pareciera ser que nuestra revista Welukan versará en torno a sus temáticas habituales, pero algo emerge con fuerza y esa es la lucha que sostuvieron las maricueques apoyando el paro portuario, por supuesto desde su sagaz mirada y perspectiva.

Giramos desde la crítica postura de Lilit a un texto por muches conocido, nos referimos a Pedro Páramo, Mao, se encarga de mos- trarnos y dar el contexto para entender y sumar más elementos de reflexión al escrito de Juan Rulfo.

Antes de pasar a nuestra gurca oscilante y su denodada doble pre- sencia, es necesario volver a insistir en el atropello sistemático que el Estado de Chile en concomitancia con los personeros políticos y empresariales pretenden instituir en el país. La Ley Monsanto es la expresión más brutal de entregar la soberanía de nuestro patrimo- nio genético a las transnacionales, y no solo eso, es entregar el país a la avaricia de unos pocos, de suceder quedarán nuestros pueblos originarios como esclavos y nosotros también, de una Ley que ex- propia nuestra existencia y diversidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.