DESCARGA WELUKAN especial!

Editorial

MIRA A LATINA nos ha permitido publicar en extenso un trabajo realiza-do por su organización “Crónicas“ que en definitiva recogen los aconteci-mientos que se han venido sumando a la movilización social que busca un cambio consitutcional a través de una asamblea constituyente del pueblo, con el pueblo y para el pueblo.

Creemos con profunda convicción que el cambio de constitución solo será posible si el actor llamado a refundirla es el pueblo a través de una Asamblea Constituyente que lo represente, pues no creemos en la lógica de los acuerdos que tanto ha beneficiado a los sectores más adinerados y poderosos del país como también a lxs políticxs que lucran descaradamente con el.

Las traiciones a nuestra gente son evidentes, desde los ámbitos político y ejecutivo, ya que se han encargado por décadas de apropiarse y vender la sangre de todo un país, ya sea a través de la privatización de las últimas empresas estatales en los primeros años de la pseudodemocracia, hasta la esclavización de la población, ya fuera por medio de trabajos con sueldos de miseria, pero con la posibilidad de endeudamiento irracional, ergo “obligados a trabajar sin levantar cabeza”,  como también a través de la narcotización de las poblaciones más alienadas de la sociedad, sin mencionar la descarada diferencia de acceso y calidad de educación, alimentación, salud, acceso a condiciones de vida más que dignas

En este sentido la indolencia abusiva, ineptitud y pillaje de Sebastián Piñera han profundizado una crisis social que se venía incubando desde hacía tiem-po, la ceguera y codicia propias de su narcicista personalidad han llevado al país a un triste saldo de personas asesinadas por el estado, más de 250 casos de personas que perdieron su vista por exceso de violencia de las fuerzas de órden y seguridad, miles de detenidos a lo largo del país, violaciones a niñas y mujeres, atropellos incontables a los derechos humanos, entre una larga lista de responsabilidades que le caben por ser el presidente de Chile.

En lo material, las pérdidas son enormes, pues los locatarios, negocios fami-liares y tiendas menores tendrán muchas dificultades para ponerse de pie, pues no tienen, como los grandes supermercados, seguros que cubran sus pérdidas e infraestructura, ellxs lo harán a pulso como lo estamos haciendo todxs lxs chilenxs que creemos que ya basta de abusos y que es hora de dar vuelta la tortilla. Son décadas de atropellos y saqueos, y las familias de la oligarquía chilena como de los políticos que les sirven de vasallos lo saben “la pobla esta en la calle y ellos serán su festín”.