Zona de sacrificio Quintero-Puchuncaví

Quintero era el balneario más lindo y visitado de la 5ta región en los años 40 y 50, pero todo cambio desde los años 60, cuando en el año 1961 fue fundado el cordón industrial de Quintero, Ventana y Puchuncaví. Este conflicto ambiental que ya cumple 57 años es uno de los 116 conflictos medio ambientales que hay en nuestro país donde la 5ta región y la 3ra región son los que tienen más conflictos.

Ahora es una más de las zonas de sacrificio que afectan la calidad de vida de las personas, Quintero, Ventana, Loncura, La Greda y Puchuncaví, los lugares afectados por nubes tóxicas y la contaminación, casos de funcionarios que trabajaban en  empresas que fallecian por cáncer o fibrosis quística no eran informados por estar en dictadura igual que las personas que sufrían intoxicaciones.

El año 1993 se declara zona saturada de contaminación, pero cada gobierno de turno sólo se queda en promesas y no da soluciones concretas, uno de los casos más importantes y que empezó a llamar la atención de los medios de prensa, fue en marzo del año 2011 cuando una nube intoxica a 33 niños y 9 adultos entre ellos a profesores de la Escuela de La Greda, en este caso el tóxico químico fue el “Dióxido de Azufre” y la empresa recibió una multa, la solución del gobierno de turno de ese año fue cerrar la escuela que estaba cerca de las industrias y reubicarla a unos kilómetros más arriba, pensando que con esta solución las nubes tóxicas no llegarían ahí,  una decisión irrisoria y sin sentido.

Desde ese año empezaron haber también derrames de hidrocarburos, uno de los más grandes fue en septiembre del año 2014 cuando por una rotura de conexión  desde el buque Mimosa al terminal de puerto causó un derrame de 38.700 litros de petróleo contaminando toda la bahía, nuevamente para la empresa sólo una multa pero el daño medio ambiental ya estaba hecho, siendo los más perjudicados los pescadores del sector, el gobierno nuevamente le baja el perfil al tema y en los años posteriores dos derrames más se produjeron.

En el sector operan 14 empresas termoeléctricas, terminal de gas y refinerías algunas son: Oxiquim, Enap, Codelco Ventanas, AES Gener (Termoeléctrica Campiche a carbón).

Pero en agosto del 2018 se produjeron en varios sectores de Quintero, Loncura y Puchuncaví más de 100 intoxicados por nubes tóxicas, entre ellos muchos estudiantes, desde ese mes se repitieron los casos y episodios colapsando el hospital de Quintero, esto llevó a que la prensa diera cobertura y que los vecinos de la zona de sacrificio salieran a las calles a mostrar su malestar y el abandono al cual estaban sujetos por parte de las autoridades. La población organizó cabildos, asambleas, marchas,  los estudiantes al ver que el gobierno regional no daba ninguna solución, se tomaron los liceos y colegios.

Ante semejante escenario, el Intendente regional, Jorge Martínez no encontró mejor solución que suspender las clases por unas semanas y dar el “aviso de calidad del aire y el viento”, esta medida molestó más a la población y a los estudiantes porque las señales de las autoridades no solucionaban nada de fondo.

Por su parte, la Ministra del Medio Ambiente Carolina Schmidt Zaldivar abrió una investigación para saber qué empresa era la causante de estos episodios contaminantes, y en donde funcionarios de la PDI al acudir a investigar a ENAP también resultaron intoxicados.

El colegio médico emitió un informe donde precisa que el componente químico que afectó a las personas era METILCLOROFORMO, cuyo uso está prohibido en Chile como también en otros países.

Nuevamente la población salió a las calles a protestar en forma pacífica y hacer valer sus derechos a una calidad de vida mejor. Sin embargo, los vecinos del cordón industrial fueron violentamente reprimidos por fuerzas especiales  de carabineros y por los marinos apostados en las industrias, defendiendo a los causantes de las intoxicaciones. Pero la zona de sacrificio no está sola, el apoyo de otras regiones, de organizaciones de Santiago, de agrupaciones sociales, medio ambientales, de estudiantes de todo el país no se hicieron esperar solidarizando con ellos.
 
Hasta hoy se han realizado varias marchas en apoyo a las demandas de la población, ya que hasta la fecha el gobierno ha estado indiferente y la investigación aún no arroja resultados concretos y determina cual de las empreas de la zona es la responsable por las nubes tóxicas.
 
El día miércoles 3 de octubre en una marcha en Valparaíso  en apoyo a Quintero-Puchuncavi pude entrevistar al secretario del Sindicato S24 de pescadores de Quintero Alejandro Castro (El Mencha) el dice lo siguiente:  “hacemos un llamado nacional a los territorios para que se levanten y ejerzan  soberanía”, esa entrevista la hicimos a las 11:30hrs en plaza Aníbal Pinto y después empezó la marcha, en la madrugada del jueves 4 de Octubre encuentran el cuerpo sin vida de Alejandro en Carrera con Errázuriz al lado de las vías férreas y los primeros peritajes dicen que se suicidio con el tirante de su mochila, aún se espera que el gobierno investigue su muerte, los estudiantes, los vecinos, las agrupaciones sociales en todo el país hicieron velatones con un sólo  llamado a seguir luchando por Quintero-Puchuncaví, por la memoria del “Mencha” y por todas las zonas de sacrificio que actualmente existen, desde agosto hasta la fecha van más de 1.300 casos de intoxicados.

Leer la revista:

Editorial Welukan 7

En Welukan anterior vimos el conflicto de interés que subyace a las zona de sacrificio de Quintero-Puchuncaví, hoy el artículo que lo releva da cuenta de elementos que pueden ser considerados terroristas por parte de un Estado que pareciera no escatimar en recursos para mantener el privilegio de unos pocos, aunque ello implique la muerte del dirigente sindical Alejandro Castro, en extrañas circunstancias.
 
Y esas “extrañas circunstancias” son las que nos dan cabida al segundo artículo, pues la intención de titularlo a modo de pregunta indica que la opacidad del lenguaje y sus múltiples dimensiones pueden capturar para luego domesticar los signos en un claustro inquisitivo y androcéntrico, por ello la autora plantea la lucha constante desde una lengua subversiva.

Sin embargo, el lenguaje se hace directo en “mira, más menos ocurrió así”, el relato nos muestra una imagen de lo que puede ser estar expuesto a situaciones de acoso en la red, escenario de quien nadie está libre.

Incluimos también un estudio que apunta a la exclusión y alienación e invisibilización formal y arbitraria de minorías, estamos entonces frente al contrapunto de ¿Lenguaje inclusivo o lengua subversiva?, vemos interesante de abordar y reflexionar respecto a ello.

Como es habitual Joel nos regala un artículo robusto, en este caso en torno a la complicada situación de la escasez de agua y de como ésta, similar a lo que ocurre con las zonas de sacrifico, es un eslabón más de las cadenas de extractivismo del capitalismo.

Casi al cerrar la edición de este número pudimos incluir un trozo de nuestra historia, aquella dolorosa y que aún se vive día a día por parte de las Arpilleras de Valparaíso, mujeres que perviven y resignifican en cada puntada que dan en cada arpillera su historia de vida en dictadura.
 
Por último, nos refrescamos con un poema inédito que nos pasea libremente por una ruleta rusa, luego de subir y encumbrarse a lo alto, nos baja y roza el piso con el rostro, un acierto que deja una sensación de inquietud.

Editorial Revista Welukan N°6

Editorial Revista Welukan N°6

Septiembre, 2018

Escrito por Editorial Revista Welukan

Revista Welukan cmpleta: https://goo.gl/uSSz53

Leyendo un poco sobre el tema, pude percibir que durante las etapas de este periodo, por parte del gobierno y un amplio número de organizaciones que también buscaban modificar las viejas estructuras, concretaron una serie proyectos bibliotecarios enfocados en el mejoramiento de las condiciones culturales y educativas de los sectores populares españoles.

Leyendo un poco sobre el tema, pude percibir que durante las etapas de este periodo, por parte del gobierno y un amplio número de organizaciones que también buscaban modificar las viejas estructuras, concretaron una serie proyectos bibliotecarios enfocados en el mejoramiento de las condiciones culturales y educativas de los sectores populares españoles.
 
A partir de esta interesante propuesta que tenía como motor transformador en el campo cultural a las bibliotecas, en el siguiente texto presento algunos hechos bibliotecarios desarrollados durante la II República española ¡Manos a la obra!
 
Por aquel entonces, inicio del siglo 20, la sistemática y constante aplicación de políticas culturales elitistas de los gobiernos españoles previos al periodo republicano, había llevado al país a elevados niveles de analfabetismo y aculturización, cuestión que se agudizaba aún más en los sectores sociales con menores recursos: “los pueblos vivían con total dependencia, a todos los niveles, de los grandes terratenientes, quienes apoyaban a los partidos más reaccionarios, preservando que no penetraran entre otras capas de la población la cultura” (San Segundo: 2000, 515).
 
Frente a este escenario, Gimeno (2011) asevera que el entrante gobierno de la Segunda República Española se propuso fundar una serie de bibliotecas, entre otras instituciones culturales y educacionales.  En materia bibliotecaria, las bibliotecas populares fueron el precedente más importante previo al periodo republicano, siendo la biblioteca de Castropol el caso más emblemático, la cual llegó a contar con 15 bibliotecas y un amplio programa de extensión cultural.
 
El gobierno republicano, en el marco del Servicio de Cultura Popular, crea el 29 de mayo de 1931 El Patronato de Misiones Pedagógicas (1931-1937) bajo la presidencia de Manuel Bartolomé Cossio. Mediante aquellas misiones se constituyeron más de 5.000 bibliotecas populares y se dio vida a las Bibliotecas Circulantes encargadas de llevar los servicios bibliotecarios a los lugares más apartados del país (Boza & Sánchez, 2004).
 
Estas bibliotecas se constituían en las escuelas, asumiendo un profesor la responsabilidad de su gestión y administración. Contaban con una colección de 100 libros de diversas temáticas, un catálogo, fichas para las estadísticas y talonarios para registrar los préstamos y las devoluciones de libros, incluso algunas contaron con un gramófono y discos.
 
Cabe indicar que de forma paralela a las iniciativas republicanas que buscaban elevar los niveles culturales de la población, desde organizaciones políticas, sindicales y culturales también surgieron múltiples bibliotecas que complementaron los esfuerzos republicanos.
 
Con el paso del tiempo, la Junta de Intercambio y Adquisición de Libros para Bibliotecas Públicas multiplicó por 20 el presupuesto destinado a la compra de libros y abrió la posibilidad para que los municipios solicitaran bibliotecas. Además, conforme avanzaba la guerra, se preocupó de distribuir los libros incautados.
Asimismo, mediante las bibliotecas de batallones y hospitales, Teresa Andrés, directora de la Sección de Bibliotecas de Cultura Popular, se encargó de expandir la cobertura bibliotecaria a las milicias en combate y a los soldados heridos (San Segundo, 2000).
 
Sin embargo, pese a los esfuerzos por masificar las bibliotecas, Reyes (2014) asegura que grupos simpatizantes a la II República, fuera del marco legal, llevaron a cabo quemas y desaparición de bibliotecas religiosas, debido a las acusaciones de apoyo por parte del clero al antiguo régimen.
 
Finalmente, con la victoria del franquismo, las bibliotecas y todo el sistema implementado durante el periodo republicano fue desarticulado, los libros de las bibliotecas populares considerados inapropiados con los lineamientos del nuevo gobierno fueron quemados y aquellos bibliotecarios considerados opositores terminaron fusilados o desterrados (San Segundo, 2000).
 
Sobre este hecho podemos encontrar un documental en YouTube denominado “Biblioteca en Guerra”, el cual presenta parte del trabajo realizado por bibliotecarios y personajes del ámbito cultural durante el periodo republicano, tanto en tiempos de paz como de guerra.
 
Al respecto, las bombas de la aviación cayeron en dos ocasiones en la Biblioteca Nacional en el corazón de Madrid. Ni las llamas ni las explosiones destruyeron sus fondos, unos tesoros bibliográficos, entre 200.000 y 400.000 documentos, que se salvaron gracias a las medidas adoptadas por quienes fueron sus máximos responsables durante la Guerra Civil y la Segunda República.  (Biblioteca Nacional de España) 
 

Welukan 6

Revista Welukan

Pretendemos que la Revista Welukan sea un medio que contribuya al cambio, a la transformación, pues tal es el sentido y significado de la palabra en mapuzungun, la lengua del pueblo mapuche..

Welukan N°6

Frases tales como “la realidad muerde” o el “mapa no es el territorio” nos dan ciertas luces de cómo estas fechas relevan parte de nuestra historia reciente y ponen en evidencia la desidia recurrente de las autoridades de nuestra sociedad, tensionando las relaciones entre todes, y es que, por una parte, aún vivimos con nuestros muertos ausentes y con sus dolientes recorriendo las miradas oscuras, ahora más añosas pero incapaces de revelar lo que sabe…

Con este pequeño extracto de nuestra editorial preparada para el presente número, los dejamos invitados a descargar y leer nuestra revista Welukan.


descargar