ZONA DE SACRIFICIO QUINTERO-PUCHUNCAVÍ

Quintero era el balneario más lindo y visitado de la 5ta región en los años 40 y 50, pero todo cambio desde los años 60, cuando en el año 1961 fue fundado el cordón industrial de Quintero, Ventana y Puchuncaví. Este conflicto ambiental que ya cumple 57 años es uno de los 116 conflictos medio ambientales que hay en nuestro país donde la 5ta región y la 3ra región son los que tienen más conflictos.
Ahora es una más de las zonas de sacrificio que afectan la calidad de vida de las personas, Quintero, Ventana, Loncura, La Greda y Puchuncaví, los lugares afectados por nubes tóxicas y la contaminación, casos de funcionarios que trabajaban en  empresas que fallecian por cáncer o fibrosis quística no eran informados por estar en dictadura igual que las personas que sufrían intoxicaciones.
El año 1993 se declara zona saturada de contaminación, pero cada gobierno de turno sólo se queda en promesas y no da soluciones concretas, uno de los casos más importantes y que empezó a llamar la atención de los medios de prensa, fue en marzo del año 2011 cuando una nube intoxica a 33 niños y 9 adultos entre ellos a profesores de la Escuela de La Greda, en este caso el tóxico químico fue el “Dióxido de Azufre” y la empresa recibió una multa, la solución del gobierno de turno de ese año fue cerrar la escuela que estaba cerca de las industrias y reubicarla a unos kilómetros más arriba, pensando que con esta solución las nubes tóxicas no llegarían ahí,  una decisión irrisoria y sin sentido.
Desde ese año empezaron haber también derrames de hidrocarburos, uno de los más grandes fue en septiembre del año 2014 cuando por una rotura de conexión  desde el buque Mimosa al terminal de puerto causó un derrame de 38.700 litros de petróleo contaminando toda la bahía, nuevamente para la empresa sólo una multa pero el daño medio ambiental ya estaba hecho, siendo los más perjudicados los pescadores del sector, el gobierno nuevamente le baja el perfil al tema y en los años posteriores dos derrames más se produjeron.
En el sector operan 14 empresas termoeléctricas, terminal de gas y refinerías algunas son: Oxiquim, Enap, Codelco Ventanas, AES Gener (Termoeléctrica Campiche a carbón).
Pero en agosto del 2018 se produjeron en varios sectores de Quintero, Loncura y Puchuncaví más de 100 intoxicados por nubes tóxicas, entre ellos muchos estudiantes, desde ese mes se repitieron los casos y episodios colapsando el hospital de Quintero, esto llevó a que la prensa diera cobertura y que los vecinos de la zona de sacrificio salieran a las calles a mostrar su malestar y el abandono al cual estaban sujetos por parte de las autoridades. La población organizó cabildos, asambleas, marchas,  los estudiantes al ver que el gobierno regional no daba ninguna solución, se tomaron los liceos y colegios.
Ante semejante escenario, el Intendente regional, Jorge Martínez no encontró mejor solución que suspender las clases por unas semanas y dar el “aviso de calidad del aire y el viento”, esta medida molestó más a la población y a los estudiantes porque las señales de las autoridades no solucionaban nada de fondo.
Por su parte, la Ministra del Medio Ambiente Carolina Schmidt Zaldivar abrió una investigación para saber qué empresa era la causante de estos episodios contaminantes, y en donde funcionarios de la PDI al acudir a investigar a ENAP también resultaron intoxicados.
El colegio médico emitió un informe donde precisa que el componente químico que afectó a las personas era METILCLOROFORMO, cuyo uso está prohibido en Chile como también en otros países.
Nuevamente la población salió a las calles a protestar en forma pacífica y hacer valer sus derechos a una calidad de vida mejor. Sin embargo, los vecinos del cordón industrial fueron violentamente reprimidos por fuerzas especiales  de carabineros y por los marinos apostados en las industrias, defendiendo a los causantes de las intoxicaciones. Pero la zona de sacrificio no está sola, el apoyo de otras regiones, de organizaciones de Santiago, de agrupaciones sociales, medio ambientales, de estudiantes de todo el país no se hicieron esperar solidarizando con ellos.
 
Hasta hoy se han realizado varias marchas en apoyo a las demandas de la población, ya que hasta la fecha el gobierno ha estado indiferente y la investigación aún no arroja resultados concretos y determina cual de las empreas de la zona es la responsable por las nubes tóxicas.
El día miércoles 3 de octubre en una marcha en Valparaíso  en apoyo a Quintero-Puchuncavi pude entrevistar al secretario del Sindicato S24 de pescadores de Quintero Alejandro Castro (El Mencha) el dice lo siguiente:  “hacemos un llamado nacional a los territorios para que se levanten y ejerzan  soberanía”, esa entrevista la hicimos a las 11:30hrs en plaza Aníbal Pinto y después empezó la marcha, en la madrugada del jueves 4 de Octubre encuentran el cuerpo sin vida de Alejandro en Carrera con Errázuriz al lado de las vías férreas y los primeros peritajes dicen que se suicidio con el tirante de su mochila, aún se espera que el gobierno investigue su muerte, los estudiantes, los vecinos, las agrupaciones sociales en todo el país hicieron velatones con un sólo  llamado a seguir luchando por Quintero-Puchuncaví, por la memoria del “Mencha” y por todas las zonas de sacrificio que actualmente existen, desde agosto hasta la fecha van más de 1.300 casos de intoxicados.
A causa de los llamados activismos y organizaciones trans, fenómenos como la película “Una Mujer Fantástica”, y de las movilizaciones, paros y tomas feministas, se puso con mucha fuerza sobre la palestra, una discusión que ya databa de algún tiempo: el lenguaje inclusivo que, en sí, no es otra cosa que la necesidad por nombrarse, inscribiendo en la lengua, a corporalidades otras, obviadas por este propio sistema de signos.
La iniciativa que, básicamente neutraliza la lengua androcentrica vía la partícula “e”, despertó la crítica tanto de defensores de la RAE, de algunos sectores de las izquierdas marxistas, anarquismos, sectores conservadores y ciertas corrientes feministas como la del feminismo radical de la diferencia. Más que referirme a las observaciones de los grupos detractores, me interesa manifestar mis aprehensiones frente a una inclusión que le hace el favor al androcentrismo y, en consecuencia, se troca en víctima ideal para la cooptación institucional, la cual es heteropatriarcal y capitalista.
Un querido amigo sostiene que el lenguaje es una herida viva, ya sea porque nombra desde una visión androcéntrica, binaria y heterosexual o porque no lo hace. En este sentido, las corporalidades expulsadas y marginadas de esa construcción hegemónica, nos vemos en la urgencia de construir otro código de comunicación, pero ¿inclusivo?
Cuando se plantea esta inclusión, no puedo dejar de pensar en los debates/fricciones ocurridos en el feminismo durante la década de los noventa en estos territorios, a propósito de la institucionalización de un sector de éste. Así, la discusión se desarrolló entre autónomas e institucionalizadas, quienes fueron incluidas (absorbidas) por el Estado, principalmente, vía onegeización.
No puedo dejar de mirar hacia Argentina, en donde la inclusión en la sociedad heterosexual, mediante el matrimonio igualitario, logró desmovilizar a sectores de la llamada diversidad sexual que se venían manifestando con fuerza en las calles. Como tampoco puedo obviar el nefasto ejemplo de una travesti convertida en policía.
Entonces, al hablar de lenguaje inclusivo, el activismo trans institucional, desde la perspectiva de derechos como LGBTIQ, plantea incluirse en la sociedad androcéntrica y heterosexual; es decir: desde el régimen político planteado por Monique Wittig hace casi… 40 años. Sobre el cual, se sustenta el Capitalismo, actualmente, en su fase más agresiva: Neoliberalismo.
Entonces, humildemente, me gustaría sugerir que ante el lenguaje inclusivo, otra forma de captura, construyamos un lenguaje o más correctamente, una lengua subversiva. Para ello, veo una potencialidad en una construccion desde un sujeto colectivo/comunitario, en consonancia con lo planteado por el feminismo comunitario. Un sujeto colectivo, en consecuencia, situado; evitando el peligroso universalismo tan propio de la colonización occidental. Desde nuestras comunidades podríamos fijarnos vías de escape lingüísticas, mediante modos indescifrables por el Poder, haciendo de la lengua, otro bastión de lucha y resistencia en contra de este Heteropatriarcado Capitalista.
Es decir, seamos nosotres, quienes vayamos socavando a través de fisuras en la lengua dominante, el control en lo simbólico y también, en lo material del régimen androcéntrico y heterosexual. Seamos como piratas cibernéticas, hackers de la lengua, terroristas del CIStema. Fuguémonos con prisa y no creamos en la promesa de un mundo feliz desde la inclusión.
Amigues: Bachelet ya utilizó el “todes”, ya lo mancho con sangre mapuche. Debemos decidir si escribiremos una “e” sinónimo de represión y tortura o escapamos hacia la incertidumbre, pero con retazos de libertad de una lengua propia y por lo tanto, desafiante y subversiva.
fake omega watches ladies vintage omega watches replica wheelers mont blanc replica ceasuri tag heuer replica fake cartier roadster
1

Miguel Aguilera Salazar​

Escribo poesía,amó el blues,el jazz,el rock, fotógrafo,documentalista ,ambientalista,vivo mí locura

Leer la revista completa: