ESTALLIDO SOCIAL

RELATO 1:  Wally Saéz, 24 años, estudiante de Diseño de Ambientes. Quilpué, Chile. 14 de octubre de 2019.

El 14 de octubre inicié mi práctica laboral en una tienda de retail, la cual constaba de dos meses de trabajo. El viernes 18 de octubre sucedió lo que vendría siendo el inicio del estallido social, marcando un hito en Chile.

El lunes 21 de octubre a lo que se le llamaba normalidad desapareció, desde mi punto de vista, siendo algo bueno, ya que había un descontento social de hace muchos años y las injusticias en el país son demasiadas.

Simplemente se generaría un “atraso” en lo que vendría siendo mi práctica, no me sentía molesta, me dejé llevar ya que estaba de acuerdo con lo que estaba sucediendo.

Con el pasar de los días la incertidumbre se hacía presente en aquellos que apoyaban y los que no, ¿Qué sucedería con trabajos y estudios? En mi caso, la preocupación de mi práctica y término de carrera universitaria, ya que me encontraba en portafolio, día a día el estrés colectivo que generaba la televisión y el encierro hacía mella en mi, crisis de pánico, ansiedad, generando sentimientos encontrados en mí, ya que por un lado estaba de acuerdo con todo pero a la vez quería esa falsa normalidad en la que vivíamos.

RELATO 2: Vicente Morales, 38 años. Subgerente Tecnología en TOCTOC.com. Providencia, Santiago, Chile. 18 octubre de 2019.

Aquel viernes, 18 de octubre, estaba trabajando como cualquier día en la oficina, la cual queda a media cuadra del metro Pedro de Valdivia, en Providencia. A medida que se acercaba el mediodía, todos los colegas que salían a almorzar regresaban diciendo “¡Está la cagá en el metro!”

Ya cerca de las 15 horas, la oficina prácticamente dejó de trabajar, ya que todos estaban preocupados de cómo regresar a sus casas, luego de saber que el metro comenzó a cerrar estaciones y que muchos locales comerciales estaban cerrando producto de ventanales quebrados.

Normalmente salimos a las 19:00 horas, pero aquel día dieron libertad para retirarse antes, así que cerca de las 18:00 horas salí en dirección a mi casa, en Quilpué.

No había metro, las micros y taxis repletos, asi que caminé por la Alameda cerca de 3 horas hasta el terminal Pajaritos.

Me tocó esquivar piedras, lacrimógenas y chorros de agua del guanaco, pero logré llegar a mi hogar en Quilpué, en donde me sentí más tranquilo por mi familia, pero con alegría de este despertar de la gente.

Respecto de cómo me sentí ese día, creo que se resume en lo que sentí al pasar por Plaza Italia: “ya fue suficiente, necesitamos DIGNIDAD”.

RELATO 7: Fernando Herrera. 20 años. Estudiante universitario. Quilpué, Chile. 11 de noviembre de 2019.

Estaba viendo las noticias, de algo que era lejano para mi en ese momento, Santiago y el profesor en la estación de metro, me fue indiferente.

Un día, uno de mis amigos fue al centro a manifestarse, fue una de las marchas pacíficas que se dieron en Quilpué (al menos pacífica hasta ese momento). Mi universidad estaba en paro así que lo acompañé. 

Partimos cerca de un semáforo, en calle los Carrera y fuimos avanzando durante la tarde, con calor. Yo iba con mi bicicleta siguiendo a la masa de gente por la vereda cuando en una esquina algunos manifestantes empezaron a romper la entrada de una farmacia. Yo quedé impactado porque todo fue muy brusco y repentino, además, la gente estaba super amontonada en la entrada y los ruidos de golpes a otras vitrinas de tiendas hacían pero todo.

Cuando pensé que la cosa no podría ponerse más turbia llegaron los milicos, recuerdo haberlos visto a unas dos cuadras. Es ahí cuando la masa de manifestantes armaron barricadas y empezaron a lanzar bombas lacrimógenas, en ese momento muchos compañeros de primera línea se encargaban de impedir el avance de los uniformados.

Lo raro era la distancia que los milicos guardaban con nosotros, siempre en un rango de dos cuadras, se sentía que nos dejaban hacer destrozos. En un momento veo bombas de humo en plena calle, y entre el humo vi como los militares hacían como cruces tacticos, uno veía la calle llena de humo y estos tipos acercándose de lado a lado, vereda a vereda para meternos miedo, y en efecto, todos salimos corriendo.

Luego de recorrer casi todo el centro y destruirlo todo, perdemos de vista a los militares, y eso ya fue luz verde para los que estaban allí.

La municipalidad de quilpué estaba quemándose, yo vi con mis propios ojos cómo metieron por una de las ventanas una bomba encendiera, y así de a poco, saqueo al super, celulares robados de Claro y celebración en la plaza municipal.

Yo ya estaba harto, sentí que era un exceso de todo.

Durante el camino a mi casa veía pasar furgones de carabineros y ambulancias, y sabía que no les quedaba mucho a los que seguramente siguen ahí en la mini, quemándolo todo.

Tuve que irme por pasajes y fue todo muy tenso.

ACEITE DE LIMÓN PARA LOS DIENTES

INGREDIENTES

Cáscara de 1/2 limón / 1 ramito de artemisa fresca / 100 ml. e aceite de semillas de girasol / 1/2 cucharadita de sal

PREPARACIÓN

1.- Ralla la cáscara de limón

2.- Mezcla los ingredientes en la batidora

3.- Filtra el aceite con un colador y ponlo en una botella. Agita antes de usar.

MODO DE EMPLEO

Usar una cucharadita de aceite como enguaje bucal. Lavarse los dientes como de costumbre y luego enguajar con agua.

LAVAMANOS con agua y jabónPARA PLAZA ECHAURREN!!!

Hasta que la dignidad se haga costumbre en Valparaíso…

Quienes habitamos en los alrededores de Barrio Puerto nos cansamos de pedir a la Alcaldía de Valparaíso dignidad en Plaza Echaurren, y es que no se entiende la inexistencia de un baño público o un lavamanos funcionando, sobre todo en tiempos de pandemia.

Cuando Valparaíso pasa a fase 3 y el único lugar de encuentro y cultura del sector, la Biblioteca Popular Jorge Farías, quiso abrir sus puertas, se enfrentó a la complicación de encontrarse sin las herramientas básicas para poder garantizar a lxs voluntarixs y a lxs vecinxs que no se contagiarían de COVID19, ya que los locales comerciales que colaboraban con baño y agua se encontraban cerrados.

El 21 de octubre, se emplazó al alcalde Sharp a través de Redes Sociales con la finalidad de que resolviera el problema de salubridad que afecta a la plaza, posteriormente con fecha 28 del mismo mes, se envío una carta reiterando la solicitud, carta que se leyó en una reunión de Concejo Municipal. Como respuesta, el 5 de noviembre se instala un lavamanos que nunca tuvo agua, una burla más a las y los vecinos del sector, luego de cerca de 15 días se retira el artefacto sin dar explicación alguna.

Como un mal chiste, el lavamanos ha sido instalado nuevamente en la plaza, hace un poco más de una semana, otra vez sin agua ni jabón. Nos preguntamos ¿Existen políticas públicas “serias” que respalden las medidas que toma la alcaldía? ¿Existirá una demarcación invisible que separa a las y los ciudadanos que viven desde Plaza Sotomayor hacia el barrio puerto? ¿Seremos una especie de lepra para las autoridades, solo porque tenemos menos recursos? ¿O será que las personas que viven en la calle como no votan en las elecciones, da la mismo la dignidad de ellas?

CONFLICTO INMOBILIARIO EN WALMAPU

Por: Constanza Olivares Nienna

diciembre 2020, miles de personas viajaron para ver la eclipse Solar que se avistó en la localidad de Coñaripe, Panguipulli Región de los Ríos, ¿quién no querría quedarse a vivir acá?, comprarse un terrenito donde pasar las vacaciones, tener una casita donde pasar los fines de semana largos o donde ir a descansar luego de trabajar toda una vida, y qué mejor que hacerlo en un Condominio privado, donde no te interrumpa el resto de la urbe que se traslada al sur en las épocas estivales.

Las inmobiliarias han ocupado ilegalmente territorios ancestrales para hacer realidad el sueño del huinka

Uno de esos territorios es el aledaño al camino Interlagos que une Coñaripe con Panguipulli donde se encuentra el Lof Llankahue, que lucha en este momento por la restitución territorial en el sector conocido como El Desagüe, cerca del puente Piutel y, además, porque dicho proyecto de condominio dejaría a la comunidad sin acceso al Lafken Riñihue.

También a cerca de 50km, en Villarrica, la comunidad Chaura, se manifiesta desde el 2017 por la compra ilegal de más de 20 hectáreas, donde hace meses comenzaron los loteos para la venta también ilegal de 38 sitios que pertenecerán a un Exclusivo Condominio Privado, instalado en medio de la comunidad, cuyo espacio colinda con el lugar de Nguillatuwe, donde cada año entre 7 y 9 lof de la zona se reúnen a hacer sus rogativas.

Por otro lado, en Lican-Ray, la inmobiliaria MARJAV, ofrece espectaculares parcelas de 5000mtrs cuadrados con hermosa vista al Volcán Villarrica y al Lago Calafquen, situado en un proyecto en verde llamado Altos de Lican-Ray, cuyos valores fluctúan entre los 15 y 25 millones.

Esto sin mencionar las más de 75 hectáreas que usurpó la Sociedad Agrícola Las Vertientes, en el fundo Trafón, en Liquiñe o las 100 hectáreas que se adjudicó la Iglesia Católica en la Misión San Miguel con el fin de evangelizar hace más de un siglo y que sigue haciéndola propia, pese a la ilegitimidad de su adjudicación.

Ante todas estas irregularidades y arbitrariedades, la respuesta del Gobierno ha sido siempre la misma, mesas de diálogo infructuosas e inconducentes y represión brutal. Y que más se puede esperar si el mismo alcalde de la comuna de Panguipulli, Rodrigo Valdivia Orias, compró terrenos a las inmobiliarias, en el sector de Los Tallos Bajos.

Pero los tiempos han cambiado, y ya no es tan fácil doblegar a la gente de la Tierra, en el 2019 La Comunidad Mapuche Herrera Antifilo comenzó a hacer uso del territorio que les corresponde por derecho, En la última manifestación, en octubre de 2020 demostraron ante la CONADI su titularidad de dominio y la vocera Sofía Herrera afirmó: “hoy no los engañan con regalitos, como se ha pretendido, las tierras no se venden, la ley indígena nos avala y es clara frente a la compra y venta de tierras indígenas con gente no mapuche y la comunidad Los Tallos, hoy tiene el dominio de las 202 hectáreas que usurpó la inmobiliaria tres esteros, y es una pena por la gente que ya compró, pero no son los Mapuche quienes deben responder ante ellos y la justicia”.