Archivo de la etiqueta: Revista Welukan

La Revuelta de las Pueblas

Lilit Herrera Contreras

Kawinsadora

En los baños del colegio, solíamos escondernos muchxs que para un espacio de normales, no cumplíamos con ese guión… el de La Normalidad. Ésta, a mi entender, es un pilar fundamental del Sistema-Mundo Modernidad en el que vivimos, la cual comienza como un sistema-mundo a partir del 12 de octubre de 1492, dado que Europa se pone al centro, y todos los otros territorios se constituyen en periferias. Un Mundo que  va emerger desde la Unicidad, desde la Única Posibilidad de existencia, es decir: El Mundo del Uno. Allí, en donde se construye «La Normalidad», la que a su vez erige un muro para contrarrestar a lxs anormales que nunca fueron un grupito aislado.

La primera división fue la raza, una que a diferencia de lo que muchxs puedan pensar, no tuvo el color como el elemento fundamental, esto fue posterior, con el brutal proceso de colonización de lo que en la actualidad se llama África. Esta división dijo: nosotros lOs Conquistadores somos los normales, somos los humanos, mientras que ustedes no. Con el tiempo, fue cambiando esta visión, pero los conquistadores impusieron la feminización e infantilización de los seres de estas tierras, a quienes se les llamó indios indistintamente de sus especificidades territoriales, ubicándoles en un No Hombre, en una mujer social, al decir de Francesca Gargallo. Se dijo que no se podían hacerse cargo de sus bienes, pues eran como niños y por tanto, necesitaban tutelaje. Se constituyeron así, esos otros. Otros que compartían con otrxs muy otrxs en sus territorios, muchxs de lxs cuales fueron perseguidxs por lxs propixs coterránexs. Pues la urgencia por La Normalidad caló profundo, vía Colonización, en cada ser, en cada lugar de estos territorios.

Con la construcción del estado-nación, esto se acentúa. Y es que a partir del siglo XIX, se generan lo que algunos caracterizan como una transición entre la colonia y la república, entre una educación dominada por la religión hacia una laica y también liberal. Sin embargo, lo que no considera esta caracterización, es que a mi parecer, la colonización no se ha detenido ni en nuestros territorios ni en nosotrxs que ansiamos ser normales y buscamos con desenfreno estar rodeadxs de normales..

El Proyecto Nacional de la República, que echa mano de lo que ellos entienden como la libertad, se construye fuertemente, con algunos de los siguientes elementos:

-Orden Social, Progreso: Hay que ordenar según el paradigma social hegemónico, para avanzar hacia la constante maravilla del futuro.

-Ordenadores o desordenadXs: Unos elegidos dedicados a decirles a lxs otrxs que deben comportarse de un modo adecuado a su visión.

-Elite o Bajo Pueblo/Cultura Popular: Una marcada división entre un selecto grupo dominante y una gran pluralidad de existencias con sus propios códigos.

-Dispositivos Médico-Judiciales para disciplinamiento y control de los cuerpos en pos del Proyecto Nacional: Todo el control/disciplinamiento y represión se realiza mediante una institucionalidad determinada.

Este Orden Social se entendía como ese cuerpo que necesitaba que todas sus partes fueran funcionales, de lo contrario, se enfermaba, como lo explicaba Orrego Luco. Entonces, nadie que no cumpliera con el contrato social, es decir, que no fuera persona ciudadana normal iba a colaborar con este cuerpo sano. Lo enfermaría, lo contaminaría con su propia enfermedad. Tal enfermedad se alojaba en cualquier existencia no ciudadanista: prostitutas, homosexuales (sodomitas), alcohólicxs, vagabundxs, etc.

El no ser capturadxs en ciudadanxs, mediante la firma del llamado contrato social, les volvía peligrosxs, y necesitaban ser degradadxs a nivel de discurso. Algo muy bien representado por los llamados vagabundos, como  lo consigna Mario Góngora: 

«Andan desamparados por aquel reino. dice de ellos González de Nájera a comienzos de siglo- e, hay muy pocos que puedan ya sustentar de vestido: que es lo más costoso en aquella tierra a sus pobres hijos«

Pero, no es que anduvieran desamparadxs, sino que fluían por fuera del Orden, pues no respetaban sus reglas de establecimiento rígido.

Creo que a partir de octubre del 2019, se hace evidente una grieta de todo este impuesto orden social, cuando estudiantes secundarixs, aquel 09 de octubre, saltan el torniquete por primera vez para evadir el pago del pasaje del metro, lo cual ya se había hecho antes, pero en esta ocasión era distinto. Principalmente, creo, dado que estamos viviendo lo que algunos han denominado un cambio de ciclo. 

Un cambio suavizado por lo que era una fuerte institucionalidad, dique de contención que impedía llegar a impugnar realmente a la casta política, a los grandes empresarios. Pero se comenzó a agrietar el 2011 para terminar de romperse hace  un año. Una grieta manifestada en una crisis política, sin poder ser salvada por la deslegitimación institucional, a causa de escándalos como la colusión de las farmacias, los casos de pedofilia al interior de la Iglesia Católica, el fraude de Carabineros, o el desfalco de personeros como Ponce Lerou, de más de 128 millones de dólares.  

La élite y la casta política, casi en su totalidad, lo intentaron parchar con el espurio acuerdo para proteger al humano relativo que, según toda esa tracalá de iluminados dueños del país, unos pocos deben tutelar a muchxs. En circunstancias que amplios sectores decidieron que debía arder todo, que debían irse todos. En noviembre, sin embargo, hubo un intento de freno a este: la institucionalidad daba manotazos de ahogado. Pues el dique está roto, la corriente continuará arrasando con todo. Ya se llevó la Constitución de Pinochet, y me pregunto: ¿qué más se llevará? Creo que todo y más, a pesar de la trampa colonial del binarismo que nos atrapó en apruebo/rechazo.

Un binarismo que tuvo su capítulo célebre este 25 de octubre, en lo que la elite denominó como “fiesta democrática”. No resulta extraño entonces, que seres del talante de Andrónico Luksic haya escrito en su cuenta de twitter, el viernes 23, lo siguiente:

“Q tengan un fin de semana en paz, con tiempo para la reflexión libre e independiente. Que el domingo todos puedan manifestar lo que les dicta su propia conciencia, sin violencia y sin miedo, según lo que crean mejor para el futuro de Chile. Mis mejores deseos para uds y familia”

O que el mismo Paul Vásquez, integrante de lo que fue la dupla humorística Dinamita Show, llamara a no marcar con AC el voto, para evitar el peligro de ser anulado. Pues hay que seguir con El Orden.

Estamos asistiendo y construyendo un cambio de ciclo que, a mi entender, es más profundo que el fin del Neoliberalismo, enterrado simbólicamente el 11 de septiembre pasado. Es, como plantea la feminista decolonial Karina Ochoa,  del develamiento del fracaso de la Modernidad, es decir, un fracaso civilizatorio. Es, incluso, una caída del Patriarcado, como lo plantearan ya las Mujeres de la Librería de Milán en los noventa, pues ha caído el Patriarcado de los patriarcas, quienes han recrudecido en sus métodos de violencia, ante la inminente derrota.

Se dijo que la Normalidad era el problema, es decir, 500 años son el problema, y como sin Patriarcado no hubiera sido posible la colonización, entonces, 10 mil años son el problema.

Ahora es claro que esta institucionalidad pretende llevar agua a su molino, con las trampas de la Convención Constitucional. Por ejemplo, mediante el quorum de los 2/3, a través del cual, la nefasta derecha ya se prepara en unidad, recordemos el llamado de Piñera al respecto; un escenario muy distinto del que enfrenta la llamada oposición.

Frente a esto, es fundamental seguir con los códigos de la Revuelta: la calle no se suelta, con un imaginario  propio. Ser, una colectividad compuesta de múltiples colectividades, como la Revuelta que no tiene hasta hoy, un interlocutor. En tal sentido, la invitación es a constituirse  Monstrux. Según la RAE, su escritura correcta es Monstruo y quiere decir lo siguiente:

“Producción contra el orden regular de la naturaleza, ser fantástico que causa espanto, cosa excesivamente grande o extraordinaria, persona o cosa muy fea, persona muy cruel y perversa y, persona de extraordinarias cualidades para desempeñar una actividad”.

Que la propia RAE esté dispuesta a reconocer que se puede existir contrario al orden regular, da cuenta de una posible destrucción de esa camisa de fuerza del Mundo Normal.

Una x que implique no saber qué es o cuántxs, considerando que solo puedan ser entendidxs como merxs individuxs. Ser una monstruosa incógnita, en desacato al binarismo. En tal sentido, lo no binarix,  o existencias no binarixs se vuelven una posibilidad, pues implica incertidumbre como Monstrux. Porque fluyen, fluyen, y son en sí fluidos, más que el proyecto inacabado que busca tener una culminación. Es un desafío a esta Modernidad, que ya dijeron por ahí, su historia empieza y acaba con Europa. 

En estas existencias No Binarixs, la colonización se desgrana, es arena que se pierde entre los dedos, en su propio descompuesto olvido. Los conquistadores/colonizadores se mueren, llevándose consigo, agonizantes, a los binarismos… rígidos y excluyentes binarismos que se parapetan tras sus propios muros del Mundo del Uno. Van brotando las existencias no binarixs, tensionando y poniendo contra las cuerdas al Pensamiento Binario, a la existencia que es una sola, porque es del Mundo del Uno. Es un binario que excluye lo que no sea y curiosamente, corta, con su cuchillo, su propio cuello.

Siendo, sin ser evidentes para ellos. La invitación es volver a ser La Revuelta Plural, La Revuelta… de las Pueblas. Es decir, romper el contrato social, romper la captura ciudadanO. 

Abrimos los ojos y nos mutilaron: el momento en que Chile despertó

Desde la vuelta a la “Democracia” en 1990 diversos sectores sociales se han atrevido a reclamar sus derechos arrebatados por la dictadura cívico-militar de 1973, sin embargo, hasta ahora el fragmentado tejido social no había logrado vincular sus demandas hacia una intersectorialidad y ante esto las denuncias del pueblo fueron poco acogidas, más bien ignoradas, por las autoridades estatales.

seguir leyendo

DESCARGA WELUKAN especial!

Editorial

Creemos con profunda convicción que el cambio de constitución solo será posible si el actor llamado a refundirla es el pueblo a través de una Asamblea Constituyente que lo represente, pues no creemos en la lógica de los acuerdos que tanto ha beneficiado a los sectores más adinerados y poderosos del país como también a lxs políticxs que lucran descaradamente con el.

Las traiciones a nuestra gente son evidentes, desde los ámbitos político y ejecutivo, ya que se han encargado por décadas de apropiarse y vender la sangre de todo un país, ya sea a través de la privatización de las últimas empresas estatales en los primeros años de la pseudodemocracia, hasta la esclavización de la población, ya fuera por medio de trabajos con sueldos de miseria, pero con la posibilidad de endeudamiento irracional, ergo “obligados a trabajar sin levantar cabeza”,  como también a través de la narcotización de las poblaciones más alienadas de la sociedad, sin mencionar la descarada diferencia de acceso y calidad de educación, alimentación, salud, acceso a condiciones de vida más que dignas

En este sentido la indolencia abusiva, ineptitud y pillaje de Sebastián Piñera han profundizado una crisis social que se venía incubando desde hacía tiem-po, la ceguera y codicia propias de su narcicista personalidad han llevado al país a un triste saldo de personas asesinadas por el estado, más de 250 casos de personas que perdieron su vista por exceso de violencia de las fuerzas de órden y seguridad, miles de detenidos a lo largo del país, violaciones a niñas y mujeres, atropellos incontables a los derechos humanos, entre una larga lista de responsabilidades que le caben por ser el presidente de Chile.

En lo material, las pérdidas son enormes, pues los locatarios, negocios fami-liares y tiendas menores tendrán muchas dificultades para ponerse de pie, pues no tienen, como los grandes supermercados, seguros que cubran sus pérdidas e infraestructura, ellxs lo harán a pulso como lo estamos haciendo todxs lxs chilenxs que creemos que ya basta de abusos y que es hora de dar vuelta la tortilla. Son décadas de atropellos y saqueos, y las familias de la oligarquía chilena como de los políticos que les sirven de vasallos lo saben “la pobla esta en la calle y ellos serán su festín”.

Descarga WELUKAN 10!

Revista Welukan

Pretendemos que la Revista Welukan sea un medio que contribuya al cambio, a la transformación, pues tal es el sentido y significado de la palabra en mapuzungun, la lengua del pueblo mapuche...

Cabres; los “cabildos” son una instancia autoconvocada. No los contempla nuestra legislación como institución sistematizada, es decir; no los define, no los estructura, nada, solo hay una que otra referencia nominal en algunas ordenanzas municipales, pero nada más según lo que he estudiado (me puedo equivocar).


Entonces, en el fondo son encuentros a los cuales se llega por un acuerdo en cuanto a su hora y lugar y donde usted puede conversar lo que se le plante en gana, el tiempo que desee y en la modalidad que quiera. Por eso ¡ojo!, si bien la metodología que circula podría ser un apoyo básico, una guía, hay que estar bien vivaldi de que no se los apropien sectores políticos añejos o que aquellas directrices no vengan desde la misma estructura que estamos intentando desarmar (gobierno/estado).